¿Hablamos de lo mismo?

Hablar e intentar expresar lo que queremos transmitir no siempre van acorde. Muchas veces sucede que mientras nuestra boca dice una cosa, nuestros ojos están expresando lo contrario. La capacidad que tienen nuestros ojos de “hablar” es muy grande, y eso acompañado de una ceja que se levanta, una nariz que se arruga, unos labios queSigue leyendo “¿Hablamos de lo mismo?”