¿Hablamos de lo mismo?

Hablar e intentar expresar lo que queremos transmitir no siempre van acorde.

Muchas veces sucede que mientras nuestra boca dice una cosa, nuestros ojos están expresando lo contrario.

La capacidad que tienen nuestros ojos de “hablar” es muy grande, y eso acompañado de una ceja que se levanta, una nariz que se arruga, unos labios que hacen un gesto, un ceño que se frunce, dicen más aún.
 
A veces es mejor recibir una señal de este tipo… que comunicarlo.
 
¿Será porque es más atractivo? O simplemente es más fácil??

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: